DIOS NOS LLAMA A SER ESFORZADOS Y VALIENTES

El libro de Josué en la Santa Biblia nos presenta una prolífica descripción de las campañas militares desarrolladas por este gran líder que sucedió a Moisés, por mandato de Dios, para conquistar la tierra prometida a Israel. Pero sus enseñanzas no se quedan en el campo de la mera narrativa histórica, sino que trascienden al campo espiritual y nos muestran la inmensa grandeza del poder de Dios manifestándose en una persona escogida para ser su instrumento en el cumplimiento de sus promesas.

Ante la muerte de Moisés, Dios se fijó en Josué, un hombre que siempre acompañó a Moisés y compartió con él su fidelidad y obediencia al señor y lo erigió como el nuevo líder de su pueblo, ordenándole que lo guiara a la tierra que les había prometido. “Mi siervo Moisés ha muerto. Por lo tanto, ha llegado el momento de que guíes a este pueblo, a los israelitas, a cruzar el río Jordán y a entrar en la tierra que les doy”. Josué 1:2 (Versión N. T. V.)

En su gran sabiduría el Señor dejó bien claro a Josué que la tierra que les daría estaba predestinada para los Israelitas y por tanto serían sus legítimos ocupantes porque Él, el Señor, así lo había determinado…” Te prometo a ti lo mismo que le prometí a Moisés: “Dondequiera que pongan los pies los israelitas, estarán pisando la tierra que les he dado: …” Josué 1:3

Además el Señor le hizo otras promesas a Josué, entre ellas que siempre lo acompañaría durante el cumplimiento de la misión que le había encomendado y que por eso no conocerían la derrota:” Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré”. Josué 1:5

Pero a cambio de todas estas promesas de prosperidad y provisión, Dios le ordenó a Josué cumplir unas condiciones: “Sé fuerte y valiente, porque tú serás quien guíe a este pueblo para que tome posesión de toda la tierra que juré a sus antepasados que les daría. Sé fuerte y muy valiente. Ten cuidado de obedecer todas las instrucciones que Moisés te dio. No te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda. Entonces te irá bien en todo lo que hagas. Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Sólo entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas. Mi mandato es: ¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”.

Así como a Josué, Dios le pide  a cada uno de sus hijos, a cada uno de los cristianos obediencia y fidelidad a su PALABRA, pero también demanda de nosotros que nos esforcemos y tengamos valor para cumplirla, para no apartarnos de Ella, ni de día ni de noche, ni a la derecha ni a la izquierda, porque sólo así Él nos acompañará durante toda nuestra vida, sólo así prosperaremos y nos irá bien en todo lo que hagamos.

MANUEL VICENTE JIMÉNEZ BULA

About the author: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.